17 marzo 2008

Comités de Bioética Hospitalario


Lo prometido es deuda, vaya una pequeña reflexión sobre los comités de bioética hospitalarios; que son grupos transdisciplinarios que se ocupan de las consultas, estudio, investigación, consejo y docencia frente a los dilemas éticos que surgen en la práctica clínica. En ellos la competencia y la valoración médica y ética se confronta y se integra en un contexto pluralista tutelando el bien de los pacientes y el actuar ético y responsable de los profesionales de la salud.
Su misión es reinstaurar la visión antropológica de la medicina y la unidad del saber, en tanto unen conocimientos científicos y criterios éticos-filosóficos. El comité será un espacio de reflexión, encuentro y búsqueda de la verdad de toda la institución que contribuye a humanizar la medicina. Se le reconocen tres funciones: consultiva, educativa y normativa. Las opiniones que emite son de índole ética, y se relacionan con la licitud o ilicitud de un acto médico, de un tratamiento, de una acción u omisión en torno a la relación del paciente con el equipo de salud.
Se los clasifica de acuerdo con su objeto de trabajo en

1) Comités que revisan los valores éticos en decisiones sobre la atención del paciente individual.
2) Los que se ocupan de decisiones y políticas éticas generales.
3) Comités consultivos.
4) Comités de pronósticos.
Integran los comités: médicos, enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos, abogados, filósofos, teólogos, representantes de la comunidad y representantes de los pacientes. Todo comité debe tener un estatuto democrático, que garantice la interdisciplinariedad, la libertad y el respeto por las opiniones, y la sistemática de trabajo; donde las decisiones se tomen por consenso, fruto del diálogo reflexivo, elaborando un juicio prudencial, que considere todos los antecedentes del caso y las consecuencias del dictamen.
El Comité de bioética, mejora el proceso de toma de decisiones y responde a las nuevas problemáticas que surgen tales como el consentimiento informado, tratamientos a los neonatos discapacitados graves, decisiones de no-reanimación, rechazo a tratamientos para mantener la vida, experimentación de fármacos, uso de placebos, transplantes, suspensión de diálisis, información dada al paciente, entre otros.
Es esencial que el Comité cumpla con su misión de resolver los dilemas éticos, para favorecer la relación médico paciente, volviéndola terapéutica y sanadora y concientizando al hospital del modo ético de actuar en salud, centrado en el servicio al paciente.
Para lograr la humanización del hospital, el comité deberá sostener una actitud ética frente a los avances de la biotecnología, para que esta ni sustituya la relación médico paciente, ni falte cuando su aplicación sea insustituible.
El comité contribuirá a resolver los dilemas éticos y a promover la sensibilidad ética de los profesionales de la salud, favoreciendo, además, la formación de toda la comunidad hospitalaria en bioética.


Mag. Julia Elbaba
Decana
Universidad FASTA