27 julio 2015

La importancia de la lactancia materna durante el primer año de vida

Cuando un bebé llega al mundo los primeros meses de vida son fundamentales para la construcción del vínculo con su madre, la adquisición de hábitos saludables y el fortalecimiento de sus órganos. En tal sentido la lactancia materna juega un rol fundamental. Por eso es importante concientizar acerca de los beneficios de la leche materna y los derechos de las madres y sus bebés en un momento tan importante de sus vidas.
La leche materna es considerada el alimento ideal para los primeros meses de vida ya que ofrece nutrientes que favorecen el crecimiento saludable e incluso disminuye los riesgos de contraer ciertas enfermedades o infecciones. Tan beneficiosa es su ingesta que para analizar el crecimiento de un niño se toma como parámetro la curva de crecimiento del que es alimentado a pecho.
El primer año de vida es el de mayor crecimiento durante la infancia. En líneas generales el niño crece alrededor de 20 centímetros el primer año. Además los órganos comienzan a madurar, con lo cual crece la demanda de nutrientes. Por eso resulta importante que, siempre que sea posible, el niño reciba durante los primeros seis meses lactancia materna exclusiva (recibe vitamina D como complemento y en los casos de dietas insuficientes recibe sulfato ferroso o hierro polimaltosato como profilaxis de la anemia fisiológica del recién nacido) y luego incorpore alimentos adicionales que refuercen los nutrientes y hierro que necesita para crecer sano. De todas formas es preciso consultar con los pediatras puesto que cada niño puede necesitar cuidados o indicaciones especiales.
También el amamantar propicia un vínculo entre la madre y el hijo que algunos estudiosos creen puede impactar positivamente en la autoestima e independencia del niño. Además hay evidencia de que existe una relación entre la lactancia y el desarrollo intelectual y cognitivo del niño. Pero la lactancia no es sólo beneficiosa para el bebé, lo es también para la madre. Investigaciones al respecto ponen de manifiesto que las mujeres que dan el pecho recuperan más rápido su peso, tienen una remineralización ósea más rápida e incluso en la etapa postmenopáusica ayuda a disminuir la frecuencia de fracturas de cadera al mismo tiempo que reduce el índice de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, hiperlipidemias y diabetes.
Otro aspecto importante es la atención sanitaria y su influencia en el crecimiento infantil. El rol del profesional sanitario es fundamental ya que es quien debe promocionar la lactancia, mediar entre las madres y sus bebés y enseñar cómo dar el pecho.  En este sentido es fundamental que los padres tengan en claro qué deben esperar de los centros médicos, clínicas u hospitales y de los profesionales sanitarios. Conocer en qué medida deben ayudarlos les permitirá estar atentos a recibir todas las indicaciones y recomendaciones necesarias para saber cómo actuar cuando la familia vuelva a su casa y ya no cuente con el acompañamiento de los profesionales.
Al respecto debemos tener en cuenta que todos los servicios de maternidad y atención a los recién nacidos deben disponer de una política por escrito acerca la lactancia natural, la misma debe estar disponible y bajo conocimiento de todo el personal de atención sanitaria. Sobre el personal sanitario, sus responsabilidades son:
. Informar a las embarazadas sobre los beneficios de la lactancia natural.
. Fomentar la lactancia a demanda.
. Enseñar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la lactancia si deben separarse de sus hijos.
. Ayudar a iniciar la lactancia durante la primera hora posterior al nacimiento..  Explicar a las madres que existen Grupos de Apoyo y aconsejarles ponerse en contacto una vez que se retiren del hospital.

(*): Dr. Fernando Lamas, MN° 82404. Red de Pediatras "Niños sanos, niños felices".

21 julio 2015

Cirugía laparoscópica: alrededor del 90% de las operaciones abdominales se realizan por esta vía

La cirugía laparoscópica es uno de los avances más importantes en cirugía de los últimos años. Al evitar las grandes heridas abdominales, impide que el paciente adquiera infecciones o hernias posteriores.Permite una menor agresión y una rápida recuperación.
- ¿Qué es?
- Es una manera de realizar operaciones intra abdominales mediante la colocación, a través de pequeños orificios, de un telescopio muy fino que tiene en su extremo una cámara de video. Esta video cámara, permite observar toda la cavidad abdominal y  los órganos afectados, en un monitor de TVde gran definición que aumenta hasta 16 veces la capacidad del ojo humano.Para lograr el espacio necesario en el abdomen, mediante una aguja se insufla un gas (anhídrido carbónico) a una presión controlada por un aparato mientras que por pequeños orificios se introducen instrumentos quirúrgicos diseñados. De este modo, se interviene a la persona sin necesidad de abrir el abdomen.
- ¿Qué ventajas tiene con respecto a la cirugía convencional?
- Al evitar las grandes heridas abdominales se logra una menor agresión al paciente, menor dolor post operatorio, rápida recuperación, mayor confort, una internación más corta, un excelente resultado estético y un reintegro rápido a sus tareas laborales.
- ¿Es posible lograr los mismos resultados por laparoscopía que en la forma convencional?
- Si. Los resultados terapéuticos son iguales, o mejores, que con la cirugía tradicional. Lo que se realiza dentro de la cavidad abdominal, es exactamente igual que si la hubiéramos abierto. Esto se debe a la utilización de instrumentos muy delgados que ingresan por los orificios y que permiten realizar todas las maniobras necesariaspara llevar a cabo la operación. Los instrumentos se van modernizando constantemente, por ejemplo en la actualidad hay instrumentos que por vía laparoscópica son capaces de cortar y coser al mismo tiempo un órgano como el estómago o el colon.
- ¿Qué tipo de operaciones se pueden realizar por laparoscopía?
- Alrededor del 90% de todas las operaciones abdominales pueden ser realizadas por esta vía. Esto abarca la totalidad de los órganos, tales como hígado, páncreas, esófago, estómago, colon, bazo así como los problemas de la pared abdominal (hernias). En muchos casos, las ventajas demostradas, indican que determinadas operaciones deban ser realizadas con esta modalidad. Sus indicaciones abarcan tanto enfermedades benignas como  malignas.
- Entonces ¿Qué enfermedades deben operarse por vía convencional?
- Los trasplantes de órganos (receptor), los heridos por arma de fuego y los traumatismos con hemorragias que descompensen al enfermo. Es aceptable también, que determinadas operaciones que requieran alta tecnología para ser realizadas por laparoscopia, sean operadas en forma convencional en medios que no estén preparados, o no tengan la experiencia suficiente para ofrecer garantía en los  resultados.
- ¿Es la cirugía laparoscópica de menor magnitud que la convencional?
- No. El tratamiento de la enfermedad que dio origen a la operación es el mismo. Sus implicancias y pronóstico no cambian si se opera de una u otra forma. El tratamiento de una peritonitis por via laparoscópica es de tanto cuidado post operatorio como si se hubiera operado en forma convencional,  y el pronóstico de una operación por cáncer (ejemplo colon) no cambia en función de la técnica empleada. Pero, al evitar las grandes incisiones,  la agresión contra la pared abdominal es muchísimo menor y se evitan las complicaciones  tales como, infecciones o hernias. Por eso las denominamos “cirugías mini invasivas”.
- ¿Es una cirugía segura?
- Sí. Es tan segura como la convencional. Para realizarla los cirujanos deben capacitarse en esta técnica y estar permanentemente informados de nuevos avances y alcances. La Asociación Argentina de Cirugía, a través del Comité de Cirugía Videoendoscópica y Mininvasiva capacita a sus cirujanos y vela por su correcta aplicación. Es por ello que es importante que el paciente se informe sobre las acreditaciones de su cirujano al momento de operarse.

Asesoró: Dr. Ricardo Torres- Presidente de la Asociación Argentina de Cirugía. Medico-Cirujano. MN 49017- MP 1094

17 julio 2015

Cómo cuidar el cabello en invierno

Los cambios climáticos no sólo pueden provocar resfríos y gripes; también pueden afectar la salud del cabello. En tal sentido en el invierno las bajas temperaturas y ciertas costumbres propias de esta época del año pueden dañarlo. La buena noticia es que podemos evitar que esto suceda y tener un pelo sano durante todo el año.
Respecto a las costumbres propias de la estación más fría del año, las que pueden afectan más directamente la salud del pelo son el uso de secadores de pelo y la utilización de gorras y sombreros. Además los cambios en la alimentación pueden ocasionar falta de brillo, sequedad, entre otros.
- Secador de pelo. Con la llegada del frío comienza a utilizarse con mayor frecuencia el secador de pelo, lo que significa una mayor exposición del cabello a temperaturas extremas de calor. Lo aconsejable es secar el cabello de manera natural a temperatura ambiente o apenas cálida. Se puede utilizar una toalla para sacar el agua residual. En invierno optamos por agilizar este proceso con el secador para evitar tomar frío al salir de casa, por eso si no tenemos tiempo para secarlo al natural y debemos usar el secador es aconsejable que lo mantengamos a una distancia de 20 centímetros del cuero cabelludo para minimizar los efectos del calor extremo en la zona capilar.
- Gorros de invierno. La utilización de gorros durante esta época del año puede tener consecuencias visibles en el cabello. Quienes usan habitualmente este tipo de accesorio durante el invierno verán que el contacto del mismo con el cabello crea electricidad estática, además puede producir mayor sudoración en el cuero cabelludo lo que puede provocar que el cabello del cuero cabelludo se vea graso y las puntas que quedan expuestas al frío, la lluvia y el viento se vean secas. Una recomendación es utilizar gorros que no estén muy ajustados al cuero cabelludo y por períodos cortos. También puede ayudar usar un pañuelo de seda entre el cabello y el sombrero para evitar que se encrespe el pelo.
- Alimentación. También puede cambiar durante esta época del año  nuestra alimentación, con lo cual es bueno saber cuáles son los alimentos que nos ayudan a cuidar nuestro cabello para suplirlos. Una alimentación basada en vitamina A, B y C, zinc y hierro hace que nuestro cabello crezca saludable. Durante el invierno bajamos notablemente el consumo de alimentos como las frutas y verduras con lo cual es preciso reforzar la ingesta de las vitaminas y proteínas que estos alimentos nos dan y suplantarlo por otros alimentos que nos ayuden a lucir un cabello sano y brilloso.
Además, podemos mejorar el estado del cabello con cuidados especiales en el lavado y cepillado del mismo. Para esto es preciso desterrar primero el mito que dice que cuanta más espuma haga nuestro champú y más masajes capilares realicemos durante la ducha mejor nos hará a nuestro cabello. Esto no es así. Para que el pelo este sano es necesario  minimizar cuanto sea posible el contacto con agentes abrasivos.
Es por eso que cuando elegimos el champú es bueno recordar que cuanta menos espuma haga, mejor es. Además hay que seleccionar el indicado según cada caso. Cada cabello tiene sus particularidades y hay que tenerlas en cuenta a la hora de elegir los productos capilares que se utilizarán. Existen champús para pelo graso, seco, teñido, con rulos, lacio o dañado por el calor, entre otros.

Consejos para el lavado del pelo

.- El champú y acondicionador deben aplicarse primero en las manos: de esta manera, se aprovecharán mejor los nutrientes de cada loción. En algunos casos, se recomienda la utilización de un champú neutro que le devuelva al pelo su Ph saludable.
.- La temperatura recomendada a la hora de lavar el cabello es la tibia: si el agua está muy fría o caliente, puede afectar el brillo y fuerza del cabello.
.- Un buen enjuague es muy importante: el cuero cabelludo debe estar completamente limpio, por lo cual hay que quitar todo resto de loción y acondicionador. La aplicación de los productos capilares se debe hacer desde la mitad del cabello hacia abajo y no directamente sobre las raíces. No deben quedar residuos de productos porque lo vuelven más opaco y quebradizo.
.- La frecuencia de lavado recomendada es de 3 a 4 veces por semana: aunque la cantidad de veces que una persona se lava el pelo depende de sus hábitos y costumbres, esta cifra es la ideal para evitar que pierda su aceite natural.
Luego de lavar el cabello, sacar el agua residual con la toalla y dejarlo secar a temperatura ambiente o con secador respetando la distancia mínima podremos cepillar el pelo. Esto nos permitirá darle forma al cabello, educarlo y al mismo tiempo nos dará espacio para conocer más nuestro pelo y nos ayudará a detectar, en caso que suceda, alguna anomalía. Para realizar el cepillado es aconsejable usar un cepillo de fibras naturales.

(*): Dr. Alejandro Chueco. Director Médico de Injerto Capilar Argentina. Miembro de la Sociedad Internacional de Cirugía de Restauración del Cabello (ISHRS). M.N. N°: 78349

Descubren nuevo fármaco contra la leucemia linfoblástica aguda infantil

Científicos australianos descubrieron un nuevo fármaco que abre la puerta para el tratamiento efectivo de una clase de leucemia muy agresiva que se presenta en los niños, informaron fuentes académicas.
Este medicamento llamado PR-104 fue efectivo en los experimentos realizados en los laboratorios contra la leucemia linfoblástica aguda T, o T-ALL, según un comunicado de la Universidad de Nueva Gales del Sur.
La leucemia linfoblástica aguda es el cáncer más común que ataca a los niños y en un 15 por ciento de los casos éstos son afectados por el subtipo agresivo conocido como T-ALL, que es el que menos responde a las terapias y tiende a causar recaídas.
Richard Lock y Donya Moradi Manesh, investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur y del Instituto de Cáncer Infantil, estuvieron a cargo de los experimentos con el PR-104, después de que se realizaran anteriormente pruebas durante diez años con unos 70 fármacos.
"Creemos que el PR-104 puede ser un fármaco efectivo para los pacientes que inicialmente se beneficiaron de los tratamientos convencionales contra los T-ALL, y que posteriormente sufrieron recaídas", comentó Lock, cuya investigación conjunta fue publicada en la revista científica Blood.
Durante los estudios, los científicos notaron que solamente el subtipo celular T mostraban altos niveles de AKR1C3, una encima que activa el PR-104, según la fuente académica.
Ahora los investigadores australianos están examinando la biología molecular del AKR1C3 para entender porqué las células T-ALL registran niveles altos de la enzima para poder determinar que activa a otras células cancerígenas, las B.
"Evidentemente sería ideal si pudiéramos extender el alcance del fármaco para incluir a todos los pacientes con leucemia linfoblástica aguda", agregó el científico.

El mundo detiene el sida y se fija un nuevo objetivo: erradicarlo en 2030

El mundo alcanzó su sexto Objetivo del Milenio en 2015, el de haber detenido y reducido la propagación de la enfermedad del sida y ahora se fijará otra meta más ambiciosa para los próximos 15 años: erradicar el virus en 2030.
Según un informe de la agencia de las Naciones Unidas contra el sida (ONUSIDA) titulado: "Cómo el sida lo cambió todo", que recopila los logros y fija las prioridades para la lucha contra el virus del VIH en los próximos lustros, "la epidemia se detuvo y revirtió".
En 2014, ochenta y tres países, que representan el 83% de toda la población que vive con VIH (37 millones a nivel mundial), paró el avance o detenido la epidemia, incluyendo a algunos de los países más afectados, como India, Kenia, Mozambique, Sudáfrica y Zimbabue.
"Un nuevo objetivo está ahora ante nosotros: poner fin a la epidemia del sida en 2030", declara el jefe de Naciones Unidas, quien presentó el balance y los retos de la lucha mundial contra la enfermedad.
Entre los hitos alcanzados en esta etapa destaca la reducción de las nuevas infecciones por VIH en un 35%, al pasar de 3,1 millones de contagios en 2001 a 2 en 2014, y de las muertes relacionadas con el sida, que cayeron en un 41%.
Los nuevos casos cayeron especialmente entre los niños, hasta en un 58%, y quienes pronto dejarán de contraer la enfermedad, sostiene el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.
La epidemia se detuvo en 22 países, y cayó un 20% en 62 Estados, aunque aumentó un 20% en otros 56.
La incidencia del sida entre los jóvenes cayó un 37%, mientras que el 73% de las mujeres embarazadas seropositivas recibe tratamiento para no infectar a sus hijos, cadena de trasmisión que Cuba fue el primer país en romper.
Mientras que el año 2000 menos de 700.000 personas recibían tratamiento contra el sida, hoy en día, unos 15 millones de personas tienen acceso a retrovirales.
Precisamente, otro de los logros de este Objetivo del Milenio ha sido la reducción del precio de estos medicamentos, que pasaron de costar 10.000 dólares al año en 2000 a menos de 100 dólares una década mas tarde.
Además, se logró estabilizar el número de niños huérfanos a causa el sida en cerca de 14 millones, cifra que habría alcanzado los 22 millones sin la expansión de los retrovirales.
"Gracias a la resiliencia y el gran sentido de la comunidad en África, el 95% de los niños huérfanos son cuidados por familiares o vecinos", añade el informe.
Todos los países del continente, que sigue siendo el de mayor prevalencia del virus con 25,8 millones de seropositivos (el 70% de todos los enfermos del mundo), dieron prioridad a la lucha contra el sida en sus políticas públicas.
Aunque el 80% de los enfermos se concentra en 20 países, la epidemia mantiene dimensiones globales y afecta principalmente a los hombres que practican sexo con otros hombres (330.000 nuevos casos en 2013), quienes se inyectan drogas (110.000) y ejercen la prostitución (70.000).
En el informe, la ONU esboza las prioridades que deberían llevar a la extinción del VIH, que mataron a 39 millones de personas durante su historia y a 1,2 millones en 2014.
Para lograr la erradicación en 2030, será necesario alcanzar el ratio "95%95%95%": que el 95% de los seropositivos conozcan su condición, que el 95% de ellos reciba tratamiento, y que el 95% de los mismos suprima su carga viral.
Incrementar los programas de prevención, movilizar a los enfermos, eliminar la transmisión del VIH de madre a hijo, educar y fomentar la independencia económica de mujeres y adolescentes, terminar con la discriminación hacia los seropositivos y avanzar en la investigación médica son grandes pasos que podrían llevar a la extinción del sida en los próximos 15 años.

29 junio 2015

El desafío de mejorar la vacunación antigripal en niños

Con la llegada del otoño/invierno aparecen los cuadros gripales y las consultas pediátricas sobre la vacuna antigripal. Por supuesto que el mejor consejo lo dará el médico de cabecera, pero existen como parte de la campaña de vacunación obligatoria anual, ciertos lineamientos que debemos respetar para proteger a la población de riesgo de esta enfermedad.
La gripe o Influenza es una enfermedad respiratoria producida por el virus del mismo nombre y se presenta habitualmente en los meses de otoño e invierno donde tienen su mayor incidencia. La transmisión se produce de manera directa a través de secreciones emitidas al estornudar o simplemente cuando hablamos, a través de las gotitas de las saliva.
La gripe es una enfermedad altamente contagiosa que se caracteriza por síntomas como fiebre alta durante 3 a 4 días, malestar general severo, postración, pérdida de apetito, dolor de cabeza y fatiga que puede durar hasta 2 o 3 semanas.
1) Las complicaciones más importantes se dan en los llamados grupos de riesgo, con internaciones, secuelas respiratorias e inclusive la muerte. Vacunar los grupos de riesgo disminuye el riesgo potencial que puede producir esta enfermedad. Entre los mismos se encuentran: Niños de entre 6 meses y dos años.
2) Embarazadas y Puérperas.
3) Personas con 65 años o mayores de 65 años.
4) Personal de Salud.
5) Personas con enfermedades de base como ser: enfermedades respiratorias, cardíacas, Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica), Pacientes oncohematológicos y trasplantados, Obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad, síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio, y convivientes de prematuros menores de 1.500 g.
En cuanto a las dosis y vía de administración las indicaciones son:
- 6-35 meses: 1 o 2 dosis 0.25 ml IM o SC profunda
- 3 a 8 años: 1 o 2 dosis 0.50 ml IM o SC profunda
- 9 años o más: 1 dosis 0.50 ml IM o SC profunda
Es importante recordar que en los niños de 6 meses a 8 años de edad inclusive que no hayan sido vacunados previamente, una segunda dosis debería ser administrada con un intervalo de al menos 4 semanas.
Tenemos que dejar muy en claro que las vacunas antigripales son seguras. Pasan por rigurosos controles de calidad y aprobación por organismos gubernamentales de salud en todo el mundo. En este sentido, la vacuna antigripal no puede causar gripe ya que la misma está formada por virus muertos. Si bien solo el 1% desarrolla síntomas como fiebre leve y/o dolor muscular después de ser vacunados, estos síntomas no son los mismos que los que produce la enfermedad real. Otra situación que se puede presentar es que la persona vacunada desarrolle un cuadro gripal por contagio previo a los días de haberse aplicado la vacuna, sin tener en cuenta que la misma produce el efecto de protección inmunológica a la semana.
La actividad más alta del virus de la gripe se presenta desde junio hasta principios de septiembre por lo que la vacunación sigue siendo  beneficiosa aún avanzada la estación invernal. Debemos entender que la enfermedad gripal solo se puede prevenir a través de los cuidados higiénicos, y la vacunación. El uso de antibiótico es inadecuado, ya que se trata de una enfermedad viral y los antibióticos solo son eficaces para enfermedades producidas por  bacterias
Las contraindicaciones para la vacunación antigripal se da en un porcentaje muy bajo de la población y comprende a aquellos que tuvieron, anteriormente, una reacción anafiláctica o reacción alérgica grave a cualquier componente de la vacuna (el huevo o proteína del pollo, Kanamicina o neomicina). Por esto estas personas deben consultar al médico.
La vacunación antigripal  debe darse cada año debido a que las cepas del virus de influenza que producen la gripe cambian año a año y los anticuerpos, que son nuestra defensa ante la gripe y que se generan por la vacunación, duran aproximadamente 12 meses. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, recomienda las cepas que deben ser incluidas cada año según el virus circulante.
Otra particularidad de la vacuna antigripal del 2015 es que al incluir en su composición cepa de Influenza A H3N3 de casos gripales reportados en Estados Unidos, protege contra la gripe a los vacunados, en esta región del hemisferio norte.
En  los datos estadísticos de 2014 se puede observar que la vacunación alcanzó coberturas muy satisfactorias en el personal de salud y embarazadas; pero también se observa que es necesario mejorar las coberturas en el grupo pediátrico. El reto propuesto por la Organización Mundial de la Salud es la inmunización del 75% de la población de riesgo.

(*): Dr. M. Luciano Guido Vizcay. Red de Pediatras “Niños Sanos, Niños Felices”. Médico Pediatra del Hospital Alemán. MN 90295.

Notable crecimiento de la investigación en la ELA

Casi 140 años después de la primera descripción de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la comunidad científica considera que se ha ingresado en una era de intensa terapéutica experimental en dicha enfermedad. En los últimos 20 años el número de laboratorios dedicados al estudio de los mecanismos que conducen al daño motor en esta patología ha crecido exponencialmente en el mundo entero, y hay más investigación básica en curso que en toda la historia médica previa.
Existe actualmente un fármaco aprobado para la terapéutica específica de la ELA, el riluzole, y otras medicaciones, como el dextrometorfano asociado a quinidina, utilizadas en el tratamiento sintomático de las complicaciones. Hay una búsqueda permanente a nivel mundial para encontrar fármacos más eficaces, y si bien el desarrollo de una nueva droga puede llevar un tiempo prolongado, en ámbitos científicos se están optimizando estrategias para disminuir ese lapso, con la idea de adelantar la llegada del tratamiento a las personas afectadas.
Entre las terapéuticas que se encuentran actualmente en evaluación la retigabina, una droga antiepiléptica, disminuiría la hiperexcitabilidad de las neuronas motoras afectadas por la enfermedad, limitando el daño en las mismas. Otra medicación en estudio, el ibudilast, para la que se propone un efecto neuroprotector y antiinflamatorio a nivel del sistema nervioso, podría ser de utilidad al ser administrada en forma conjunta con el riluzole. Una droga que tendría un efecto regulador de la respuesta inflamatoria, el NP001, ha demostrado una razonable tolerabilidad en estudios de fase II (con limitado número de pacientes), aunque análisis más extensos serán necesarios para evaluar adecuadamente su eficacia.
Se están realizando además pruebas con la colocación directa, mediante técnicas quirúrgicas, de un tipo específico de células madre en médula espinal. Este procedimiento llevaría a un mejor entorno para el mantenimiento de las neuronas, por la producción de factores que estimulan el crecimiento neuronal, y en animales de experimentación parece enlentecer la evolución de la enfermedad. Debe remarcarse que estos son actualmente métodos experimentales, que requieren más pruebas y evidencia, y que hoy en día la utilización de técnicas de este tipo se justifica sólo dentro de un estudio controlado.
La ELA es una enfermedad degenerativa rara y progresiva, caracterizada por una pérdida gradual de neuronas motoras en cerebro y médula espinal. Su diagnóstico es complejo por la heterogeneidad de su cuadro clínico y la ausencia de marcadores biológicos, que serían de utilidad tanto en el proceso diagnóstico como para monitorear la respuesta de los distintos tratamientos evaluados. Se está investigando intensamente para encontrar marcadores biológicos válidos que puedan cumplir dichas funciones. En algunos casos la ELA puede presentarse como una enfermedad familiar, aunque estos no constituyen probablemente más del 5 al 10% del total. Excepto en algunas de estas formas hereditarias, en donde se ha identificado una mutación específica, la causa de esta patología no es conocida. Hay actualmente más de 40 genes distintos identificados en las diversas formas de ELA familiar; se están estudiando además genes que, sin ser causantes directos de la enfermedad, modificarían el curso de la misma. En los últimos años se han desarrollado ensayos puntuales para grupos de pacientes con formas particulares de ELA, como los casos familiares asociados a mutación del gen SOD1.
El tratamiento de la ELA debe ser multidisciplinario. La tarea del médico neurólogo es el diagnóstico de la enfermedad, tratamiento médico y coordinación de las acciones de las distintas especialidades involucradas: equipo de rehabilitación para las dishabilidades motoras, fonoaudiología para los trastornos en la deglución y la comunicación, nutricionista si hay pérdida de peso, neumonología para la dificultad respiratoria. Los pacientes pueden requerir también asistencia de especialistas en salud mental, y asesoramiento en cuanto a la legislación relacionada con sus discapacidades y bienestar en los distintos estadíos de la enfermedad, así como sobre la disponibilidad de tecnologías y desarrollos relacionados con la computación, dirigidos a ampliar o buscar caminos alternativos en el campo de la comunicación.
El alcance y la profundidad de la investigación básica y clínica en la ELA han llegado a niveles históricos, y las probabilidades de encontrar terapias eficaces adicionales seguirá aumentando. Hasta entonces es posible ofrecer ayuda real a nuestros pacientes, haciendo uso de las herramientas disponibles para prolongar y mejorar sus vidas mientras enfrentan esta grave enfermedad.

(*): Participaron de esta nota la Dra. María Alejandra Figueredo, Medica de Planta Servicio de Neurología del Hospital San Roque La Plata; el Dr. Gabriel Rodríguez, Médico neurólogo del Hospital Ramos Mejía; y el Dr. Ernesto Fulgenzi, Médico neurólogo del Hospital Pirovano.