29 junio 2015

El desafío de mejorar la vacunación antigripal en niños

Con la llegada del otoño/invierno aparecen los cuadros gripales y las consultas pediátricas sobre la vacuna antigripal. Por supuesto que el mejor consejo lo dará el médico de cabecera, pero existen como parte de la campaña de vacunación obligatoria anual, ciertos lineamientos que debemos respetar para proteger a la población de riesgo de esta enfermedad.
La gripe o Influenza es una enfermedad respiratoria producida por el virus del mismo nombre y se presenta habitualmente en los meses de otoño e invierno donde tienen su mayor incidencia. La transmisión se produce de manera directa a través de secreciones emitidas al estornudar o simplemente cuando hablamos, a través de las gotitas de las saliva.
La gripe es una enfermedad altamente contagiosa que se caracteriza por síntomas como fiebre alta durante 3 a 4 días, malestar general severo, postración, pérdida de apetito, dolor de cabeza y fatiga que puede durar hasta 2 o 3 semanas.
1) Las complicaciones más importantes se dan en los llamados grupos de riesgo, con internaciones, secuelas respiratorias e inclusive la muerte. Vacunar los grupos de riesgo disminuye el riesgo potencial que puede producir esta enfermedad. Entre los mismos se encuentran: Niños de entre 6 meses y dos años.
2) Embarazadas y Puérperas.
3) Personas con 65 años o mayores de 65 años.
4) Personal de Salud.
5) Personas con enfermedades de base como ser: enfermedades respiratorias, cardíacas, Inmunodeficiencias congénitas o adquiridas (no oncohematológica), Pacientes oncohematológicos y trasplantados, Obesos con índice de masa corporal (IMC) mayor a 40, diabéticos, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, retraso madurativo grave en menores de 18 años de edad, síndromes genéticos, enfermedades neuromusculares con compromiso respiratorio, y convivientes de prematuros menores de 1.500 g.
En cuanto a las dosis y vía de administración las indicaciones son:
- 6-35 meses: 1 o 2 dosis 0.25 ml IM o SC profunda
- 3 a 8 años: 1 o 2 dosis 0.50 ml IM o SC profunda
- 9 años o más: 1 dosis 0.50 ml IM o SC profunda
Es importante recordar que en los niños de 6 meses a 8 años de edad inclusive que no hayan sido vacunados previamente, una segunda dosis debería ser administrada con un intervalo de al menos 4 semanas.
Tenemos que dejar muy en claro que las vacunas antigripales son seguras. Pasan por rigurosos controles de calidad y aprobación por organismos gubernamentales de salud en todo el mundo. En este sentido, la vacuna antigripal no puede causar gripe ya que la misma está formada por virus muertos. Si bien solo el 1% desarrolla síntomas como fiebre leve y/o dolor muscular después de ser vacunados, estos síntomas no son los mismos que los que produce la enfermedad real. Otra situación que se puede presentar es que la persona vacunada desarrolle un cuadro gripal por contagio previo a los días de haberse aplicado la vacuna, sin tener en cuenta que la misma produce el efecto de protección inmunológica a la semana.
La actividad más alta del virus de la gripe se presenta desde junio hasta principios de septiembre por lo que la vacunación sigue siendo  beneficiosa aún avanzada la estación invernal. Debemos entender que la enfermedad gripal solo se puede prevenir a través de los cuidados higiénicos, y la vacunación. El uso de antibiótico es inadecuado, ya que se trata de una enfermedad viral y los antibióticos solo son eficaces para enfermedades producidas por  bacterias
Las contraindicaciones para la vacunación antigripal se da en un porcentaje muy bajo de la población y comprende a aquellos que tuvieron, anteriormente, una reacción anafiláctica o reacción alérgica grave a cualquier componente de la vacuna (el huevo o proteína del pollo, Kanamicina o neomicina). Por esto estas personas deben consultar al médico.
La vacunación antigripal  debe darse cada año debido a que las cepas del virus de influenza que producen la gripe cambian año a año y los anticuerpos, que son nuestra defensa ante la gripe y que se generan por la vacunación, duran aproximadamente 12 meses. Es por ello que la Organización Mundial de la Salud, a través de sus expertos, recomienda las cepas que deben ser incluidas cada año según el virus circulante.
Otra particularidad de la vacuna antigripal del 2015 es que al incluir en su composición cepa de Influenza A H3N3 de casos gripales reportados en Estados Unidos, protege contra la gripe a los vacunados, en esta región del hemisferio norte.
En  los datos estadísticos de 2014 se puede observar que la vacunación alcanzó coberturas muy satisfactorias en el personal de salud y embarazadas; pero también se observa que es necesario mejorar las coberturas en el grupo pediátrico. El reto propuesto por la Organización Mundial de la Salud es la inmunización del 75% de la población de riesgo.

(*): Dr. M. Luciano Guido Vizcay. Red de Pediatras “Niños Sanos, Niños Felices”. Médico Pediatra del Hospital Alemán. MN 90295.

Notable crecimiento de la investigación en la ELA

Casi 140 años después de la primera descripción de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la comunidad científica considera que se ha ingresado en una era de intensa terapéutica experimental en dicha enfermedad. En los últimos 20 años el número de laboratorios dedicados al estudio de los mecanismos que conducen al daño motor en esta patología ha crecido exponencialmente en el mundo entero, y hay más investigación básica en curso que en toda la historia médica previa.
Existe actualmente un fármaco aprobado para la terapéutica específica de la ELA, el riluzole, y otras medicaciones, como el dextrometorfano asociado a quinidina, utilizadas en el tratamiento sintomático de las complicaciones. Hay una búsqueda permanente a nivel mundial para encontrar fármacos más eficaces, y si bien el desarrollo de una nueva droga puede llevar un tiempo prolongado, en ámbitos científicos se están optimizando estrategias para disminuir ese lapso, con la idea de adelantar la llegada del tratamiento a las personas afectadas.
Entre las terapéuticas que se encuentran actualmente en evaluación la retigabina, una droga antiepiléptica, disminuiría la hiperexcitabilidad de las neuronas motoras afectadas por la enfermedad, limitando el daño en las mismas. Otra medicación en estudio, el ibudilast, para la que se propone un efecto neuroprotector y antiinflamatorio a nivel del sistema nervioso, podría ser de utilidad al ser administrada en forma conjunta con el riluzole. Una droga que tendría un efecto regulador de la respuesta inflamatoria, el NP001, ha demostrado una razonable tolerabilidad en estudios de fase II (con limitado número de pacientes), aunque análisis más extensos serán necesarios para evaluar adecuadamente su eficacia.
Se están realizando además pruebas con la colocación directa, mediante técnicas quirúrgicas, de un tipo específico de células madre en médula espinal. Este procedimiento llevaría a un mejor entorno para el mantenimiento de las neuronas, por la producción de factores que estimulan el crecimiento neuronal, y en animales de experimentación parece enlentecer la evolución de la enfermedad. Debe remarcarse que estos son actualmente métodos experimentales, que requieren más pruebas y evidencia, y que hoy en día la utilización de técnicas de este tipo se justifica sólo dentro de un estudio controlado.
La ELA es una enfermedad degenerativa rara y progresiva, caracterizada por una pérdida gradual de neuronas motoras en cerebro y médula espinal. Su diagnóstico es complejo por la heterogeneidad de su cuadro clínico y la ausencia de marcadores biológicos, que serían de utilidad tanto en el proceso diagnóstico como para monitorear la respuesta de los distintos tratamientos evaluados. Se está investigando intensamente para encontrar marcadores biológicos válidos que puedan cumplir dichas funciones. En algunos casos la ELA puede presentarse como una enfermedad familiar, aunque estos no constituyen probablemente más del 5 al 10% del total. Excepto en algunas de estas formas hereditarias, en donde se ha identificado una mutación específica, la causa de esta patología no es conocida. Hay actualmente más de 40 genes distintos identificados en las diversas formas de ELA familiar; se están estudiando además genes que, sin ser causantes directos de la enfermedad, modificarían el curso de la misma. En los últimos años se han desarrollado ensayos puntuales para grupos de pacientes con formas particulares de ELA, como los casos familiares asociados a mutación del gen SOD1.
El tratamiento de la ELA debe ser multidisciplinario. La tarea del médico neurólogo es el diagnóstico de la enfermedad, tratamiento médico y coordinación de las acciones de las distintas especialidades involucradas: equipo de rehabilitación para las dishabilidades motoras, fonoaudiología para los trastornos en la deglución y la comunicación, nutricionista si hay pérdida de peso, neumonología para la dificultad respiratoria. Los pacientes pueden requerir también asistencia de especialistas en salud mental, y asesoramiento en cuanto a la legislación relacionada con sus discapacidades y bienestar en los distintos estadíos de la enfermedad, así como sobre la disponibilidad de tecnologías y desarrollos relacionados con la computación, dirigidos a ampliar o buscar caminos alternativos en el campo de la comunicación.
El alcance y la profundidad de la investigación básica y clínica en la ELA han llegado a niveles históricos, y las probabilidades de encontrar terapias eficaces adicionales seguirá aumentando. Hasta entonces es posible ofrecer ayuda real a nuestros pacientes, haciendo uso de las herramientas disponibles para prolongar y mejorar sus vidas mientras enfrentan esta grave enfermedad.

(*): Participaron de esta nota la Dra. María Alejandra Figueredo, Medica de Planta Servicio de Neurología del Hospital San Roque La Plata; el Dr. Gabriel Rodríguez, Médico neurólogo del Hospital Ramos Mejía; y el Dr. Ernesto Fulgenzi, Médico neurólogo del Hospital Pirovano.

14 junio 2015

Los suplementos vitamínicos no generan defensas, ni previenen gripes y resfríos

Los suplementos vitamínicos no previenen resfríos y gripes, no mejoran las defensas del organismo, no ayudan a combatir el cansancio y el estrés ni disminuyen enfermedades cardiovasculares o previenen el cáncer, afirmó Débora Szeinman, médica del Servicio de Medicina Familiar y Comunitaria del Hospital Italiano de Buenos Aires, quien precisó que se trata de "mitos" no respaldados por "ningún estudio o investigación seria".
"A pesar de su fama, los multivitamínicos tampoco mejoran la memoria, no disminuyen la mortalidad y tampoco engordan, porque no tienen calorías, por lo que se trata de mitos y no de realidades", apuntó.
La especialista consideró que no se debe "medicalizar" la vida y enfatizó que "no hay pastillas mágicas".
"La gente llega al consultorio y pide vitaminas por los más diversos motivos: por cansancio, falta de energía, dolores, para rejuvenecer o evitar enfermedades, pero la mayoría de las veces lo que hay que hacer es descansar y comer mejor, trabajar menos y llevar una vida saludable, en lugar de pedir soluciones mágicas", apuntó Szeinman.
La experta refirió que se toman esos suplementos vitamínicos porque "son muy publicitados y fáciles de obtener", pero "en muchas ocasiones lo que generan es un efecto placebo, donde el paciente siente mejoría porque está convencido de que las pastillas le hacen bien, pero no hay pruebas científicas de ello".
"Lo que sucede es que elegimos el camino más fácil, y además lleva mucho tiempo educar e informar a la población. Por lo general las consultas son cortas en el consultorio y lleva mucho tiempo explicar esto paciente por paciente, por lo que difundir es de gran ayuda", señaló.
Las vitaminas son sustancias orgánicas que están presentes en los alimentos y resultan imprescindibles para la vida. La mayoría no puede ser sintetizadas por el organismo, por lo que sólo se obtiene a través de la ingesta equilibrada de alimentos naturales.
Los requisitos mínimos diarios de las vitaminas no son muy altos, ya que se necesitan tan solo dosis de miligramos o microgramos. Tanto la deficiencia como el exceso de los niveles vitamínicos corporales pueden producir enfermedades que van desde leves a graves, e incluso la muerte.
"Hay dos grandes grupos de vitaminas: Las hidrosolubles, que se disuelven en agua y deben ingerirse cotidianamente porque no se guardan en el cuerpo sino que se eliminan con la orina, como las del complejo B y la vitamina C, y las liposolubles, que sí se almacenan en el organismo y por lo tanto hay más peligro de toxicidad porque no se elimina lo que sobra, como en el caso de las vitaminas A, D, E y K", puntualizó Szeinman.
Así, hay 13 vitaminas en los seres humanos, nueve hidrosolubles (las ocho del complejo B y la C) y cuatro liposolubles, que se consumen junto con alimentos que contienen grasa y se almacenan en el hígado y los tejidos grasos, por lo que no es necesario tomarlas todos los días.
Si se consumen en exceso (más de 10 veces las cantidades recomendadas) pueden resultar tóxicas: "Esto les puede ocurrir sobre todo a deportistas, que aunque mantienen una dieta equilibrada recurren a suplementos vitamínicos en dosis elevadas con la idea de aumentar su rendimiento físico, lo que es totalmente falso, así como la creencia de que los niños van a crecer más si toman más vitaminas de las necesarias", insistió Szeinman.
"Todos los alimentos tienen vitaminas, y si se lleva una dieta sana y variada se incorporan todas las necesarias para el correcto funcionamiento del organismo, por lo que no hacen falta los complejos multivitamínicos excepto en personas que padezcan trastornos digestivos severos y no absorban nutrientes, bebés no alimentados a teta, mujeres que busquen embarazarse, pacientes con by pass o aquellos que hacen diálisis, alcohólicos severos y veganos, para quienes sí traen beneficios", aclaró.
Y agregó: "En el resto de la gente el consumo de suplementos vitamínicos no es beneficioso ni perjudicial, ya que como tienen dosis bajas no generan toxicidad. Excepto aquellos que no están regulados, en general son seguros todos los que se venden en farmacias".
"Por lo tanto, podemos decir que excepto en los casos donde sí es necesario tomar vitaminas, en el resto se está gastando dinero en algo que el organismo elimina y no necesita si llevamos una vida sana", subrayó.

12 junio 2015

Chequeos hormonales: ¿cuándo se deben realizar?

Las hormonas son mensajeros químicos que fabrica nuestro organismo en las glándulas endócrinas. Desde allí viajan por la sangre para llegar a los distintos tejidos donde cumplen su función, regulando distintos procesos como el crecimiento y desarrollo, el metabolismo, la función sexual y reproductiva, y el estado de ánimo.
El exceso o el déficit de determinada hormona puede asociarse a distintos procesos fisiológicos o a trastornos patológicos, que pueden establecerse mediante pruebas de laboratorio en sangre, orina o saliva, luego de una evaluación médica.
Existen muchas hormonas en nuestro organismo que cumplen múltiples funciones, todas fundamentales en la regulación de distintos procesos. El exceso o déficit de alguna de ellas, provoca síntomas que deben tenerse en cuenta para realizarse un chequeo. El Instituto de Diagnóstico e Investigaciones Metabólicas (IDIM) nombra a algunas de las hormonas, junto con los síntomas de su exceso o déficit:
.- Hormonas tiroideas: son fabricadas por la glándula tiroides, desde donde son liberadas a la circulación sanguínea para ser transportadas a todas las células del cuerpo. Su función es controlar la forma en que el cuerpo utiliza y almacena energía, lo cual también se conoce con el nombre de metabolismo.
Hablamos de hipotiroidismo cuando hay un déficit de hormonas tiroideas y de hipertiroidismo cuando hay un exceso de las mismas. Es necesario realizar una evaluación de la función tiroidea en caso de sospechar que se padece alguna de estas enfermedades, y también si estamos en presencia de factores de riesgo para enfermedad tiroidea.
* Síntomas de déficit de hormonas tiroideas (hipotiroidismo)
. Ganancia de peso
. Caída del cabello
. Cansancio
. Irregularidades menstruales
. Dificultad para concentrarse
. Depresión
. Constipación
. Bocio (agrandamiento tiroideo)
. Piel seca
. Intolerancia al frío
* Síntomas de exceso de hormonas tiroideas (hipertiroidismo)
. Pérdida de peso
. Caída del cabello
. Palpitaciones, taquicardia, hipertensión arterial
. Irregularidades menstruales
. Nerviosismo, irritabilidad, temblor
. Debilidad muscular
. Aumento del tránsito intestinal
. Bocio
. Sudoración excesiva
. Intolerancia al calor
* Factores de riesgo de enfermedades tiroideas
. Historia personal de haber padecido algún trastorno tiroideo en forma previa
. Síntomas o signos clínicos de disfunción tiroidea (hipo o hipertiroidismo)
. Antecedente familiar de enfermedad tiroidea
. Presencia de bocio o nódulos tiroideos
. Padecer alguna enfermedad autoinmune (por ejemplo vitiligo, enfermedad celíaca, diabetes mellitus tipo 1, enfermedades reumatológicas, etc.)
. Haber recibido radioterapia de cabeza o cuello como tratamiento de distintos tumores
. Cirugía previa de tiroides
. Uso de medicamentos como Litio, Amiodarona, Interferon
. Mujeres mayores a 50 años
. Pacientes añosos.
Además, se recomienda evaluar la función tiroidea en mujeres que buscan embarazo o se encuentran embarazadas si presentan alguno de los factores de riesgo u otro de los siguientes:  
. Mayores de 30 años de edad.
. Mujeres con infertilidad o que tuvieron un parto prematuro o aborto involuntario.
. Mujeres en tratamiento de reemplazo con hormona tiroidea.
. Mujeres que viven en una región con deficiencia de yodo.
* Prolactina
La prolactina es una hormona segregada por la hipófisis cuya función es estimular el desarrollo mamario y la producción de leche en las mujeres. No existe una función normal conocida de la prolactina en los hombres.
Los signos y síntomas relacionados con el exceso de prolactina pueden ser:
. Ciclos menstruales irregulares o ausentes (amenorrea)
. Infertilidad
. Producción de leche en las mamas que no tiene relación con un parto (llamada galactorrea) tanto en hombres como en mujeres
. Disminución del deseo sexual (libido) en hombres y mujeres
. Impotencia, eyaculación precoz, disfunción eréctil
* Hormonas sexuales: son producidas por las gónadas (ovarios en la mujer y testículos en el hombre), por las glándulas suprarrenales y por tejidos periféricos (tejido graso y piel). Las principales hormonas femeninas son los estrógenos y progesterona, y las masculinas los andrógenos, siendo la testosterona el andrógeno más importante. En ambos sexos están presentes estrógenos y andrógenos, pero en distintas concentraciones.
En el hombre, se evalúa el eje gonadal masculino cuando hay signos y síntomas de déficit de testosterona. Estos pueden presentarse como impotencia, disfunción eréctil,  disminución de la libido, esterilidad, disminución de la densidad mineral ósea, disminución de la masa magra con pérdida de la fuerza muscular y aumento de la grasa visceral, disminución del vello corporal, ginecomastia (desarrollo de glándula mamaria en el hombre).
Cuando estos cambios atribuibles a niveles bajos de testosterona se producen en el hombre adulto en forma lenta e insidiosa, y relacionados con el envejecimiento, hablamos de andropausia.
En la mujer, entre los 45 y 55 años se produce la menopausia, debido a que los ovarios  dejan de producir óvulos, y en consecuencia disminuyen los niveles de estrógenos y progesterona. Este cambio hormonal se puede manifestar con distintos síntomas: alteraciones en el período menstrual, calores, sudoración nocturna, dificultad para dormir, sequedad vaginal, cambios de humor, dificultad para concentrarse, disminución del interés sexual, cambios en el estado de ánimo (irritabilidad, depresión y ansiedad),  incontinencia urinaria, y dolores articulares.
Se debe realizar un estudio del eje gonadal femenino en mujeres con infertilidad y/o síntomas relacionados con falla en la función ovárica en forma más temprana de lo esperado.
Cuando en la mujer se presentan signos y síntomas de exceso de hormonas masculinas (conocido como hiperandrogenismo), se solicita un estudio hormonal para determinar la causa de este trastorno, que puede manifestarse por acné, piel grasosa, cambio en la voz, crecimiento de vello en exceso (vello oscuro y grueso en el área del bigote, mentón, mejillas, pecho, alrededor de los pezones, abdomen, glúteos, muslos), aumento del tamaño del clítoris, irregularidades menstruales o ausencia de menstruaciones, alopecia de patrón masculino.
* Cortisol: es una hormona producida en las glándulas suprarrenales, que afecta el crecimiento, la presión arterial, el sistema inmunitario, el metabolismo de grasas, hidratos de carbono y proteínas, el funcionamiento del sistema nervioso y la respuesta al estrés.
Existen enfermedades asociadas con exceso o déficit de cortisol, que ante la sospecha clínica pueden diagnosticarse o excluirse mediante pruebas específicas.
* Hormona del crecimiento (somatotrofina): Como su nombre lo indica, esta hormona regula el crecimiento así como muchos procesos metabólicos. El exceso de esta hormona puede causar aumento anormal en los patrones de crecimiento, llamados  acromegalia en adultos y gigantismo en niños.
El déficit de la somatotrofina en los niños puede afectar el crecimiento y en los adultos se presenta con síntomas inespecíficos como fatiga, falta de energía, mala capacidad de concentración, aumento de la masa grasa con pérdida de masa muscular y masa ósea, así como aumento de los factores de riesgo cardiovascular.

Por qué es importante realizarse un chequeo hormonal

Ante algún síntoma, una evaluación inicial por un profesional médico permite detectar muchos trastornos vinculados a alteraciones hormonales, siendo esta evaluación indispensable para que la determinación de laboratorio a solicitar tenga la suficiente sensibilidad y especificidad que permita arribar a un correcto diagnóstico.
Es importante señalar que muchas determinaciones hormonales deben realizarse bajo estrictas normas establecidas de laboratorio con el fin de que la interpretación de los resultados sea correcta, como por ejemplo: horario de toma de muestra, momento del ciclo menstrual, condiciones de reposo, medicación concomitante permitida, etc.

01 junio 2015

Las 10 preguntas más consultadas sobre células madre

En los últimos años, acompañando los avances de la ciencia y las evidencias sobre las nuevas aplicaciones para la cura de enfermedades, la decisión de conservar las células madre del cordón umbilical fue creciendo entre las familias argentinas.
Cada vez son más padres los que se interesan en el tema y se acercan a los distintos bancos de células madre para interiorizarse sobre sus ventajas y despejar preocupaciones. ABC Cordón (Asociación de Bancos de Células Madre) seleccionó las 10 preguntas más frecuentes sobre el tema para compartir las respuestas de sus especialistas:
1. ¿Qué es la criopreservación?
- Es el procedimiento por el que las células son congeladas a temperaturas extremadamente bajas con el objeto de que mantengan su vitalidad sin alteraciones a lo largo del tiempo. Las células correctamente criopreservadas podrán ser utilizadas por su dueño, años mas tarde
2. ¿Cuáles son las principales ventajas de las células madre del cordón umbilical de los bebés?
- La sangre remanente en el cordón y la placenta, habitualmente se descarta. Hoy sabemos que es muy rica en células “madre”, también llamadas células “progenitoras” o “stem cells”. Es por ello que es tan importante su recolección y preservación. Estas células tienen una compatibilidad total con el propio niño y tienen además una posibilidad del 25% de ser compatibles con sus hermanos. Disponer de estas células le asegura a esa familia tener un material único para toda la vida.
3. ¿Cuándo se recolecta la sangre del cordón umbilical ¿el bebé o la madre corren algún riesgo durante el proceso de recolección?
- El proceso de recolección, cualquiera sea el tipo de parto (por vía vaginal o por cesárea), es completamente indoloro y sólo puede realizarse en los primeros instantes posteriores al parto y siempre luego de que haya nacido el niño y se haya clampeado el cordón. Ni el bebé ni la madre quedan expuestos a riesgo ni dolor alguno durante el proceso de recolección, Todo el proceso se realiza luego del nacimiento del bebé, y no altera en nada los tiempos del parto.
4. ¿Cómo se sabe si una recolección fue exitosa?
- La recolección es siempre posible. Para evaluar su utilidad futura necesitamos saber que cantidad de células madre se recolectaron y su viabilidad. Esto se hace mediante un estudio de laboratorio que determina la cantidad de células con antígeno CD34 en su superficie. Esas células con antígeno CD34 positivo son las que necesitamos para regenerar, por ejemplo, una nueva médula ósea.
5. ¿Qué ocurre con los embarazos múltiples (mellizos o trillizos)?
- No hay ningún problema, se puede realizar la recolección de las células de todos los bebes. En el caso de embarazos múltiples se recomienda guardar las células de todos los recién nacidos, para que el dia de mañana cada uno tenga su material guardado y listo para ser usado.
6. ¿Qué análisis se realizan a la sangre de la madre?
- La sangre de la madre es sometida a distintas pruebas: Se realizan cultivos bacterianos y serologías virales (VDRL, Hepatitis B y C, HTLV, HIV , Chagas y Brucelosis). Estudios que las madres ya se realizaron y  los bancos privados repiten para seguridad del bebe y su madre.
7. ¿Cuánto tiempo se pueden almacenar las células madre extraídas del cordón umbilical?
- La criopreservación asegura una temperatura menor a los 160°C. A esta temperatura no hay energía por lo que las células no pueden realizar sus procesos biológicos, no envejecen ni se mueren. De esta manera la célula se mantiene “hibernando” en perfectas condiciones para ser utilizadas en el futuro. Los estudios realizados hasta la actualidad, permiten asegurar que las células madre ya se han mantenido en perfecto estado por un plazo mayor de veinte (20) años.
8. ¿Existe peligro de que por un corte de energía eléctrica se pierdan las células por descongelamiento?
- No. Justamente la elección del método de criopreservación mediante nitrógeno líquido apunta a evitar que un corte de corriente eléctrica pueda poner en peligro la viabilidad de las células criopreservadas. El otro motivo para la elección del nitrógeno líquido es la temperatura de trabajo de –196º C, ya que con medios electromecánicos, aún los de última generación, solamente se logran temperaturas del orden de los –160º C.
9. ¿Quién puede usar las células madre extraídas del cordón umbilical?
- Por supuesto que las células madre del cordón umbilical criopreservadas son perfectamente compatibles para el niño de cuyo cordón se extrajeron; y puesto que hay una probabilidad de 1 en 4 de una compatibilidad perfecta con un hermano, los padres pueden decidir que la sangre del cordón umbilical esté a disposición de los hermanos. La decisión es enteramente de los padres hasta que el menor pueda resolver por él mismo.
10. ¿Debo almacenar la sangre de cordón de todos mis hijos?
- Cada persona es genéticamente única, al igual que sus células madre. En nacimientos múltiples es recomendable almacenar la sangre de cordón de cada uno de los bebés, para asegurar la exacta compatibilidad genética.

22 mayo 2015

5 datos clave sobre la tiroides

Se estima que los trastornos tiroideos afectan alrededor del 10% de la población mundial, lo cual representa unas 700 millones de personas. En el marco del Día Mundial de la Tiroides repasamos los puntos más importantes para entender su funcionamiento y estar alerta ante cualquier alteración.
. 1) Es muy pequeña pero la tiroides regula muchas de las funciones de nuestro organismo Es extraño considerar que una glándula con una función tan importante en el organismo, no supere los 20 gramos. La misma se encuentra en la base del cuello, tiene forma de “mariposa” y su funcionamiento depende de la hipófisis, otra glándula localizada  en el cerebro. La tiroides se encarga de regular el metabolismo del cuerpo mediante la producción, almacenamiento y liberación de hormonas tiroideas: tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y calcitonina. Éstas influyen en casi todas las células, tejidos y órganos; son necesarias para la síntesis de muchas proteínas esenciales en los períodos de crecimiento y contribuyen con el desarrollo del sistema nervioso central. Además se destaca su  influencia en la frecuencia cardíaca, el nivel de colesterol, la fuerza muscular,  regulación de la temperatura corporal, el ritmo intestinal y la función reproductiva, entre otras. Por su parte, la masa ósea se ve beneficiada por la calcitonina, hormona fabricada en otras células que se encuentran en la tiroides pero que no cuentan con el mismo control embriológico y tampoco es regulada por la hipófisis.
. 2) No todos los trastornos tiroideos presentan síntomas Por un lado, la tiroides puede manifestar una alteración de su estructura, cuando la glándula aumenta su tamaño se lo denomina "bocio". Esta disfunción puede clasificarse en: difuso (cuando toda la glándula está afectada uniformemente), nodular o polinodular (cuando uno o más nódulos han crecido en su superficie). Los nódulos tiroideos pueden manifestarse a través de un bulto en el cuello y generalmente son asintomáticos, pero en algunas oportunidades puede producir dificultades para tragar, respirar o incluso el paciente puede manifestar algunos cambios en la voz.
Por el otro, las alteraciones de funcionamiento más conocidas son el hiper e hipotiroidismo, disfunciones que pueden ser acompañadas o no del aumento del tamaño de la glándula.
El hipotiroidismo se trata de una disminución en la producción de hormonas tiroideas, sus síntomas más frecuentes son: decaimiento, sueño, fatiga, sobrepeso (es responsable de un aumento que oscila entre 2 y 4 kilos; producto de la retención de líquidos, también denominado edema) y dificultad para su baja trastornos en la función reproductiva como alteración de las menstruaciones o infertilidad. Por su parte el hipertiroidismo, al contrario del primer caso, se caracteriza por un exceso de la función de la glándula tiroidea y puede manifestarse con irritabilidad, taquicardia, pérdida de peso (con un apetito normal o incluso mayor) y nerviosismo, temblor y calor.  Además, algunos pacientes pueden tener síntomas oculares como irritación u ojos saltones.
. 3) Los problemas tiroideos muchas veces se encuentran mal diagnosticados. En la Argentina existen aproximadamente 2 millones de personas que sufren hipotiroidismo y los estudios revelaron que la mitad de los afectados desconocen padecer esta afección ya que sus síntomas pueden confundirse con otras enfermedades.
Además se estima que entre un 4% y 7% de la población puede presentar nódulos tiroideos detectables clínicamente y ese porcentaje asciende a un 50% cuando se trata de nódulos “ocultos”.
. 4) Las patologías tiroideas son más frecuentes en mujeres que en hombres y pueden afectar a pacientes de cualquier edad. Históricamente las patologías tiroideas se presentan con mayor frecuencia en las mujeres. Incluso, durante el embarazo, resulta imprescindible que  la futura mamá tome los recaudos necesarios y preste especial atención a estas disfunciones. Es importante que la mujer que está al tanto de su hipotiroidismo, haga un control prenatal previo a la concepción para ajustar las dosis de hormonas tiroideas. Además el seguimiento trimestral es fundamental ya que, las dosis y requerimientos suelen aumentar durante el proceso de gestación. Sucede que las alteraciones de este tipo, suelen presentarse en mujeres en edad reproductiva y pueden declararse durante cualquier etapa del embarazo. Además, en la etapa de posparto pueden aparecer nuevos casos de hipotiroidismo, por lo que es importante estar alerta a los síntomas de cansancio y desgano si persisten pasados los 3 meses.
Generalmente los nódulos son benignos, pero mediante una punción se obtener un diagnóstico certero del mismo. A pesar del predominio en el género femenino, la aparición de un nódulo tiroideo en un hombre aumenta las posibilidades de que dicha formación pueda resultar maligna. La mayoría de las veces los casos malignos no suelen ser agresivos y tienen una evolución favorable  siempre que se realice una consulta precoz junto con un tratamiento adecuado. Ahora bien, es importante tener en cuenta que los trastornos tiroideos pueden afectar a personas de cualquier edad aunque en el caso de los niños es una situación poco frecuente.
. 5) Algunos factores aumentan  el riesgo de padecer disfunciones tiroideasLos nódulos tiroideos aparecen con mayor frecuencia en áreas con deficiencia de iodo y en cuanto al riesgo de malignidad, aumenta cuando hay antecedentes de cáncer de tiroides dentro de la familia, sobrepeso  y tratamientos con rayos en la zona del cuello durante edad temprana.
En el caso de las personas que han sufrido enfermedades autoinmunes (psoriasis o artritis reumatoide, entre otras), pueden resultar en mal funcionamiento de la tiroides producto de un desencadenante como estrés, tabaquismo, infecciones virales o bacterianas.
En conclusión, es fundamental estar atentos a los síntomas que puedan indicar alguna disfunción,  la consulta temprana con el especialista es fundamental para un diagnóstico precoz. Actualmente existen tratamientos que  se ajustan a las necesidades y condiciones de cada paciente. Por ese motivo, ante los primeros síntomas es importante acudir a un endocrinólogo para actuar con rapidez.

Fuente: Maffei Centro Médico – www.lauramaffei.com.ar

El cáncer de mama en los medios: un llamado de atención

En los últimos meses fueron varios los casos de celebridades del mundo del espectáculo que han hecho público sus problemas de salud relacionados al cáncer de mama, ya sea porque están atravesando dicha patología o porque afecta a un familiar cercano.
La reciente revelación de la actriz Rita Wilson, esposa de Tom Hanks, sobre su doble mastectomía; el anuncio de la cantante pop Taylor Swift sobre el cáncer de mama detectado en su madre y, en nuestro país, el libro de Marina Borensztein, en el que relata su vivencia desde el momento del diagnóstico hasta su recuperación; contribuyen al denominado efecto Angelina Jolie, que se origina luego de la doble mastectomía preventiva a la que la actriz se sometió a mediados de 2013. 
El anuncio de Angelina Jolie (foto) produjo un fenómeno global de incrementación de las consultas y tuvo a los Medios de Comunicación de todo el mundo hablando sobre una enfermedad un tanto tabú aún en los tiempos que corren, como es el cáncer de mama. De hecho, en Argentina se observó un aumento del 50 por ciento en las consultas por el test genético.
El pasado mes Jolie volvió a despertar interés sobre la prevención de la patología, al revelar que se había sometido a la extirpación bilateral de los ovarios y las trompas de Falopio.
Todos estos anuncios impactaron en la agenda mediática, generando un ámbito propicio para que se hable sobre el cáncer de mama. Sin embargo, en ningún caso los tratamientos específicos que ésta u otra de las pacientes famosas han decidido realizarse -siguiendo las recomendaciones de sus médicos- pueden generalizarse. Cada paciente es distinta y, gracias a los avances científicos, tanto las estrategias de prevención como los tratamientos se personalizan, es decir, se adecuan a las  necesidades particulares de cada caso. 
Los antecedentes familiares y los resultados de las pruebas genéticas a las que se sometió Angelina Jolie para detectar mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2 llevaron a que la actriz optara, aconsejada por un equipo de profesionales interdisciplinario, a someterse a las dos intervenciones quirúrgicas. Pero vale aclarar que sólo un 5 a 7 por ciento de las pacientes portadoras de un cáncer de mama tienen una base genética en su origen, por lo tanto, la mayoría de la población no es comparable a este caso.
En lugar de despertar pánico, la difusión de estas noticias contribuyó a que la sociedad reciba información fehaciente sobre una patología que afecta a 1 de cada 8 mujeres, transformándose en un llamado de atención para que todas, y muy especialmente aquellas que podrían pertenecer a grupos de alto riesgo, se acerquen a un mastólogo a realizar su consulta anual.

Asesoramiento:
Dr. Jorge Vicente Martín – MN 38.540 – Sociedad Argentina de Mastología. Jefe de Servicio de Ginecología - Hospital Zonal de Agudos General Manuel Belgrano (San Martín, Bs. As.)